Regla de la prorrata. Como contabilizarla

Publicada en Publicada en Sin categoría

REGLA DE LA PRORRATA


DEFINICIÓN DE PRORRATA

Cuando pasado el trimestre procedemos a regularizar el IVA con el objeto de saber el derecho (IVA soportado superior al deducible) u obligación resultante (IVA repercutido superior al deducible) puede entrar en juego el método de la prorrata.

Dicha regla surge cuando nos encontramos ante la imposibilidad de deducir la totalidad del IVA soportado. Ateniéndonos al artículo 96 de LIVA solo podemos deducir aquellas cuotas generadas por la adquisición de bienes y servicios vinculadas con operaciones sujetas y no exentas del impuesto, por ello hemos de preguntarnos que ocurre cuando un sujeto pasivo ejerce mas de una actividad, y alguna de ellas esta exenta del impuesto.

Pues bien, en estos casos concretos nos encontramos ante la regla de la prorrata, y consiste en determinar que fracción o cuota de la totalidad del IVA Soportado es realmente deducible. dicha regla afecta tanto a bienes de inversión como a activos corrientes y servicios adquiridos.

Existen dos modalidades de prorrata según su aplicación: la general y la especial. La especial se aplica en los siguientes supuestos:

  • Cuando el sujeto pasivo opte por ello en plazo y forma determinado por el artículo 28 RIVA.
  • Cuando el total de cuotas deducibles en un año natural aplicando la regla de la prorrata general supere en un 10% del que resultaría aplicando la regla de la prorrata especial

CALCULO DEL IVA SOPORTADO APLICANDO LA PRORRATA ESPECIAL

 

Para realizar el cálculo según este sistema hemos de cumplir lo siguiente:

  1. Se podrán deducir íntegramente aquellas cuotas que se vinculen exclusivamente a las actividades que originen tal derecho. Imaginemos una empresa que se dedique a la formación reglada y a la construcción, pues bien, las cuotas soportadas por las reparaciones de una excavadora serán deducibles al 100%.
  2. No se podrán deducir aquellas cuotas que se vinculen exclusivamente a las actividades que estén exentas. Pongamos el caso de una empresa que se dedique a la formación reglada y a la construcción, pues bien, las cuotas soportadas por alquiler de aulas para impartir clases no serán deducibles.
  3. Aquellas cuotas que que afectan a en mayor o menor medida a actividades que originan y que no originan el derecho a la deducción, serán deducidas en la parte resultante de aplicar la prorrata general.
  4. No podrán deducirse las cuotas referidas en el artículo 95 y 96 LIVA.

Ejemplo

La sociedad Profetecto SL realiza en 2016 las siguientes adquisiciones al tipo de IVA 21%.

  • Usados solamente en operaciones con derecho a deducción 5.000€
  • Usados solamente en operaciones sin derecho a deducción 1.000€
  • Uso compartido 500€

Las ventas del ejercicio han sido:

  • Sujetas y no exentas 15.000€
  • Exentas 5.000€
  • Exportaciones 1.000€

Tendríamos los siguientes cálculos:

IVA devengado………………………………. 15.000 * 0,21 = 3.150€

IVA soportado a deducir 100%………… 5.000 *0,21 = 1.050€

IVA soportado a deducir parcialmente:

  • Calculo de prorrata general= 76% (Ventas sujetas + Exportaciones)/Ventas totales
  • Importe a deducir…………… 0,76 * 500 * 0,21=79,80€

Luego el total de la liquidación sería: 3.150 – 1050 – 79,80 = 2.020,20€ a ingresar

 


CALCULO DEL IVA SOPORTADO APLICANDO LA PRORRATA GENERAL

 

Sin duda es la regla mas usada cuando nos vemos obligado a aplicar prorrata, y se caracteriza por obviar el destino de o utilización de las adquisiciones en cuanto a las distintas actividades desarrolladas.

El cálculo se obtiene de la siguiente fórmula:

Prorrata =Importe anual de operaciones con derecho a deducción x 100 /Importe total anual de operaciones

Lo habitual es que el resultado no sea un número entero, por lo que se redondea por exceso a la unidad superior, y se aplicará en cada año natural de manera provisional la prorrata definitiva del año anterior, regularizándose al final del ejercicio las diferencias existentes entre prorrata provisional y definitiva.

Vamos a partir del ejemplo anterior :

 

Ejemplo

La sociedad Profetecto SL realiza en 2016 las siguientes adquisiciones al tipo de IVA 21%.

  • Usados solamente en operaciones con derecho a deducción 5.000€
  • Usados solamente en operaciones sin derecho a deducción 1.000€
  • Uso compartido 500€

En éste caso, aun tener diferenciadas las adquisiciones las vamos a considerar como mixtas para aplicar la regla general de la prorrata.

Las ventas del ejercicio han sido:

  • Sujetas y no exentas 15.000€
  • Exentas 5.000€
  • Exportaciones 1.000€

Tendríamos los siguientes cálculos:

IVA devengado………………………………. 15.000 * 0,21 = 3.150€

IVA soportado a deducir parcialmente:

  • Calculo de prorrata general= 76% (Ventas sujetas + Exportaciones)/Ventas totales
  • Importe a deducir…………… 0,76 * (5.000 + 1.000 + 500) *0,21=1.037,40€

Luego el total de la liquidación sería: 3.150 – 1.037,40 = 2.112,60€ a ingresar

 


TRATAMIENTO DE LOS BIENES DE INVERSIÓN

 

¿Que ocurre con los bienes de inversión? la definición de los mismos aparece en el artículo 108 de LIVA, y su característica principal radica en que su uso está destinado a un periodo superior a un año en la medida en que contribuyen a generar ingresos.

El IVA soportado en éstos bienes es deducible en su totalidad desde que  se adquieren en el porcentaje que la prorrata adoptada nos permita. Es una deducibilidad independiente del ritmo de amortización adoptado, pero es cierto que en función a unas premisas, la variación del porcentaje de prorrata puede obligar a corregir la deducción, básicamente, que la variación entre la prorrata aplicada en origen y la actual supere los 10 puntos.

El periodo de regularización es:

  • Cuatro años con carácter general.
  • Nueve años si se trata de terrenos o edificaciones.

El procedimiento para regularizar consiste en:

  1. Tomamos como base para regularizar el importe deducido en el año de adquisición o entrada en funcionamiento.
  2. Restamos la cantidad que hubiera resultado en caso de haber aplicado el porcentaje de prorrata del año en el que vamos a regularizar.
  3. La diferencia se divide entre 5 (10 si es terreno o edificio) y el resultado es la cuantía a deducir o a ingresar.
  4. La cantidad resultante se ingresa o deduce en el cuarto trimestre

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *